Deportes

AMOR CON AMOR SE PAGA Y HASTA LA VICTORIA SIEMPRE por Alirio Liscano A propósito de Camilo Guevara Marchy Rosa Alizo

Esto dijo, en entrevista, Ulises Estrada, revolucionario cubano, sobre su pareja Tania La Guerrillera: “Inicialmente el entrenamiento de  Tania fue para la guerrilla de (Jorge) Maseti. Eso duró un año…se le entrenó en todo… todas las técnicas del trabajo clandestino…se le dió todo. Cuando terminó el entrenamiento se le hizo una prueba en Cienfuegos y la pasó de tal manera que le podíamos dar por lo menos 99 puntos como resultado. Como prueba incluso le pusimos una Brigada de Seguridad detrás de ella con la información de que había una mujer que era espía de la CIA y que había que encontrarla. No la consiguieron. No dieron con ella. O sea que se burló hasta de nosotros. Trabajó tres años en Bolivia siendo clandestina, conoció al Presidente y resolvió el documento (carnet) que autorizaba al Che Guevara para viajar por todo el país. Ella tenía un compromiso con Carlos Fonseca Amador, líder del  Sandinismo, para ir a pelear a Nicaragua. Nosotros le explicamos que ella tenía una misión, sin nombrar al Che porque lo admiraba mucho”.  Y en reciprocidad, la singular Tania había escrito a sus padres el 11 de abril de 1964: “Bueno, ahora otra cosa; si no me roban a mi negrito antes que yo vuelva, entonces me voy a casar…Si habrá enseguida  mulatitos no lo sé, pero sería muy posible. Qué aspecto tiene: flaco, alto, bastante negro, típicamente cubano, muy cariñoso…Están ustedes de acuerdo”? El amor, como se dice, se nos sale por los poros porque según el poeta combatiente Miguel Hernández, “nos sobra corazón”.  AL

Esto dijo, en entrevista, Ulises Estrada, revolucionario cubano, sobre su pareja Tania La Guerrillera: “Inicialmente el entrenamiento de  Tania fue para la guerrilla de (Jorge) Maseti. Eso duró un año…se le entrenó en todo… todas las técnicas del trabajo clandestino…se le dió todo. Cuando terminó el entrenamiento se le hizo una prueba en Cienfuegos y la pasó de tal manera que le podíamos dar por lo menos 99 puntos como resultado. Como prueba incluso le pusimos una Brigada de Seguridad detrás de ella con la información de que había una mujer que era espía de la CIA y que había que encontrarla. No la consiguieron. No dieron con ella. O sea que se burló hasta de nosotros. Trabajó tres años en Bolivia siendo clandestina, conoció al Presidente y resolvió el documento (carnet) que autorizaba al Che Guevara para viajar por todo el país. Ella tenía un compromiso con Carlos Fonseca Amador, líder del  Sandinismo, para ir a pelear a Nicaragua. Nosotros le explicamos que ella tenía una misión, sin nombrar al Che porque lo admiraba mucho”.  Y en reciprocidad, la singular Tania había escrito a sus padres el 11 de abril de 1964: “Bueno, ahora otra cosa; si no me roban a mi negrito antes que yo vuelva, entonces me voy a casar…Si habrá enseguida  mulatitos no lo sé, pero sería muy posible. Qué aspecto tiene: flaco, alto, bastante negro, típicamente cubano, muy cariñoso…Están ustedes de acuerdo”? El amor, como se dice, se nos sale por los poros porque según el poeta combatiente Miguel Hernández, “nos sobra corazón”.  AL.

Publicidad