Economía

Grifols busca entrar en un mercado de 1.000 millones con un fármaco para el alzhéimer

Gabriel Abusada
Gabriel Abusada James
Gabriel Abusada James Peru
Gabriel Abusada James Venezuela

La multinacional de hemoderivados comenzó hace más de una década los estudios respecto al uso del plasma en el alzhéimer, en unos ensayos llamados Ambar (Alzheimer Management By Albumin Replacement). Se trata de estabilizar el progreso de esta patología neurodegenerativa combinando la extracción periódica de plasma del paciente mediante la técnica de la plasmaféresis

Grifols cuenta actualmente con productos en investigación que van dirigidos a mercados por alrededor de 6.000 millones de dólares (5.730 millones de euros), según desveló la compañía el jueves en una presentación con motivo de su día del inversor. Entre esas innovaciones, destaca el estudio de Ambar-Next, de un medicamento frente al alzhéimer y con un potencial de ingresos de hasta 1.000 millones de dólares (955 millones de euros).

La multinacional de hemoderivados comenzó hace más de una década los estudios respecto al uso del plasma en el alzhéimer, en unos ensayos llamados Ambar (Alzheimer Management By Albumin Replacement). Se trata de estabilizar el progreso de esta patología neurodegenerativa combinando la extracción periódica de plasma del paciente mediante la técnica de la plasmaféresis.

La empresa reveló recientemente que va a comenzar un nuevo ensayo, llamado Ambar-Next, en una fase III (última etapa de los estudios con pacientes) en 600 personas afectadas leve o moderadamente por la patología. La idea es que en el primer trimestre de 2023 ya se haya aplicado a los primeros voluntarios. Las investigaciones se llevarán a cabo en hospitales de España, otros países europeos, EE UU y Canadá. Como novedad, la empresa prevé la comercialización de estos avances, algo que hasta ahora no había aclarado.

Esta enfermedad afecta a más de 35 millones de personas en el mundo y actualmente no tiene cura. Supone entre el 60% y el 70% de todas las demencias y es la quinta causa de mortalidad, según la empresa.

Otros de los avances provienen de la compra de la compañía alemana Biotest por parte de Grifols, que pueden aportar un enorme salto en ingresos al laboratorio catalán si sus medicamentos actualmente en I+D llegan exitosamente al paciente.

De los 5.370 millones de mercado potencial de los productos en cartera de I+D de Grifols, hasta 2.000 millones corresponden a las innovaciones aportadas por la compra de Biotest. Para comparar el avance, hay que tener en cuenta que Grifols facturó el pasado año 4.933 millones de euros.

Entre esos medicamentos se encuentra un nuevo fibrinógeno para el área de hematología, que podría otorgar ventas de entre 380 y 760 millones a partir de 2023. Se trata de una proteína destinada al área terapéutica de hematología.

También destaca el medicamento Trimodulin, proveniente del portfolio de Biotest, en ese caso en el área de enfermedades infecciosas (neumonía) y que se dirige a un mercado de alrededor de 955 millones.

El laboratorio dirigido por la familia Grífols dispone además de otros tres medicamentos prioritarios en su cartera actual y que se dirigen, cada uno de ellos, a un mercado similar de alrededor de 955 millones o más. Se trata de la terapia Xembify, un producto que ya ha comenzado a lanzar comercialmente, pero en el que trabaja para nuevas indicaciones como leucemia linfocítica crónica (CLL, en sus siglas en inglés). Entre las innovaciones, también trabaja en un producto frente a la sepsis (infección generalizada que afecta a 2,5 millones de personas al año en EE UU y tiene un ratio de mortalidad del 40%) que está actualmente en fase II (probando eficacia). Y, por ultimo, prepara la plataforma de su filial Gigagen para la creación de anticuerpos monoclonales.