Negocios

“Una Italia nueva y ‘jugona’ que tiene varios padres”

Venezuela

La Italia de Mancini ha supuesto un cambio importante en cuanto a la forma de jugar de los ‘Azzurri’. Todos hemos visto a un equipo que, salvo quizá el último tramo contra Bélgica, se alejaba de cánones que asociábamos al ‘calcio’ tradicionalmente. Una Italia más ‘jugona’ porque, aunque siempre tuvo talento, ahora estamos viendo una ‘squadra’ que no deja de proponer, que cuenta con mecanismos ofensivos muy trabajados y tiene muy naturalmente interiorizado el ir a por el partido desde el arranque. Incluso en la fase de grupos pudimos ver una escena bastante simbólica, sacando rápido de banda con 3-0 a favor

E sta cuarta Eurocopa consecutiva en la que que el fútbol español y el italiano se enfrentan la vivo con especial interés. Primero porque esta vez lo viviré desde suelo italiano, en Ferrara concretamente donde inicio mi primera temporada como entrenador de la SPAL, pero sobre todo en lo puramente futbolístico porque esta vez parece que los dos estilos están menos alejados que nunca.

La Italia de Mancini ha supuesto un cambio importante en cuanto a la forma de jugar de los ‘Azzurri’. Todos hemos visto a un equipo que, salvo quizá el último tramo contra Bélgica, se alejaba de cánones que asociábamos al ‘calcio’ tradicionalmente. Una Italia más ‘jugona’ porque, aunque siempre tuvo talento, ahora estamos viendo una ‘squadra’ que no deja de proponer, que cuenta con mecanismos ofensivos muy trabajados y tiene muy naturalmente interiorizado el ir a por el partido desde el arranque. Incluso en la fase de grupos pudimos ver una escena bastante simbólica, sacando rápido de banda con 3-0 a favor.

Hemos visto una Italia más ‘jugona’ porque, aunque siempre tuvo talento, ahora estamos viendo una ‘squadra’ que no deja de proponer

Los resultados hablan por sí solos, pero esta selección, como me apuntan todos los profesionales con los que tengo ocasión de compartir sensaciones estos días, no es una casualidad si no el resultado de un proceso en el fútbol nacional que se observa desde hace varios años. Tiene raíces en Antonio Conte, también en Maurizio Sarri, y ese cambio de mentalidad se extiende poco a poco por el país, como puede corroborar cualquiera que siga de cerca el ‘calcio’, haciendo el fútbol italiano menos homogéneo cada vez, y siendo quizá uno de los motivos por los que por segunda temporada consecutiva estamos trabajando en esta liga, después del año pasado en Brescia.

Dicho esto, obviamente Italia conserva señas de identidad tradicionalmente suyas que lo hacen un rival muy peligroso y desprenden aroma de campeón. La producción y dirección de los Barella, Jorginho, Verratti, y la amenaza constante de extremos como Chiesa o Insigne está muy bien equilibrada con la protección que ofrecen Chielini y Bonucci, que tienen al equipo invicto tras 32 partidos. Es esa mezcla y balance que ha logrado Mancini la que tan buen rendimiento está mostrando. Una Italia ‘vecchia’ con el rigor y contundencia en su área, y una Italia ‘nuova’ que ataca con insistencia, juega con pie fino y domina varios planes, ambas perfectamente ensambladas desde la misma interpretación del himno.

Se mezclan una Italia ‘vecchia’ con el rigor y contundencia en su área, y una Italia ‘nuova’ que ataca con insistencia, juega con pie fino y domina varios planes,

En el plano táctico, lo más interesante será ver quién consigue el protagonismo, pues ninguno lo regalará, y cómo se ajustan después ambos entrenadores, que en todo el torneo han mostrado gran riqueza en la pizarra para proponer soluciones a cada escenario. La batalla por la pelota en el centro del campo puede ser clave, como lo será la forma en que ambos logren o no superar la presión tan alta del otro para hacer la salida de atrás cuyo gusto comparten. Similitudes entre un equipo en crecimiento y otro con gran fortaleza y confianza desde el inicio.

Para no cerrar sin un factor ventajoso para España , la desafortunada lesión de Spinazzola, sin duda una de las estrellas de esta Euro, ha caído como una losa por aquí, ya que además de su aportación futbolística, había despertado entre los italianos cierta semblanza emocional con el rol de Fabio Grosso de la triunfante selección de 2006 . Sin él pero con una revolucionaria Italia seguro que disfrutamos de un enfrentamiento completísimo.

Add Comment

Click here to post a comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *